Make your own free website on Tripod.com
Oraciones para la prosperidad y protección.

Home

Plegarias a la Santísima Trinidad. | Oraciones diarias. | Oraciones para la salud. | Oraciones para la prosperidad y protección. | Los Salmos. | Como Rezar, El Santo Rosario. | Rosario del Espíritu Santo. | Los Cuatro Evangelios. | El Sermón del Monte. | El Evangelio según él Apóstol Sto. Tomas. | Formas de Orar.

Oraciones para la protección y prosperidad, rezarlas de preferencia los martes y viernes o en novenarios

Templo Mayor Trinitario Mariano

Miserere ( Salmo 51)
Piedad.

Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia. Por tu abundante compasión, borra mis rebeliones.
Lávame más y más de mi maldad, y límpiame de mi pecado.
Porque yo reconozco mis rebeliones, y mi pecado está siempre delante de mí.
Contra ti, contra ti solo he pecado y he hecho lo malo ante tus ojos. Seas tú reconocido justo en tu palabra y tenido por puro en tu juicio.
He aquí, en maldad he nacido, y en pecado me concibió mi madre.
He aquí, tú quieres la verdad en lo íntimo, y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría.
Quita mi pecado con hisopo, y seré limpio; lávame, y seré más blanco que la nieve.
Hazme oír gozo y alegría, y se regocijarán estos huesos que has quebrantado.
Esconde tu rostro de mis pecados y borra todas mis maldades.
Crea en mí, oh Dios, un corazón puro y renueva un espíritu firme dentro de mí.
No me eches de tu presencia, ni quites de mí tu Santo Espíritu.
Devuélveme el gozo de tu salvación, y un espíritu generoso me sustente.
Entonces enseñaré a los transgresores tus caminos, y los pecadores se convertirán a ti.
Líbrame de homicidios, oh Dios, Dios de mi salvación, y con regocijo cantará mi lengua tu justicia.
Señor, abre mis labios, y proclamará mi boca tu alabanza.
Porque no quieres sacrificio; y si doy holocausto, no lo aceptas.
Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado. Al corazón contrito y humillado no desprecias tú, oh Dios.
Haz bien a Sion, con tu benevolencia; edifica los muros de Jerusalén.

El Magnificat.

Glorifica mi alma al Señor.
Y mi espíritu está transformado de gozo en el Dios salvador mío.
Porque ha puesto sus ojos en la bajeza de su esclava: por tanto ya desde ahora me llamarán bienaventurada por todas las generaciones.
Porque ha hecho en mí cosas tan grandes el Todo Poderoso cuyo nombre es santo.
Y cuya misericordia se extiende de generación en generación a todos los que le temen.
Dio muestras grandes del sublime poder de su brazo; desbarató los proyectos que allá en sus corazón meditaron los soberbios.
Derribó el solio de los poderosos, y ensalzó a los humildes.
Colmo de bienes a los menesterosos hambrientos y a los ricos los despidió sin nada.
Acogió a Israel su siervo, acordándose de su misericordia.
Según prometió a nuestros Padres Abraham y a sus descendientes , por los siglos de los siglos.
Gloria a ti Dios Padre, Gloria a ti Dios Hijo, Gloria a ti Dios Espíritu Santo, como era en el principio es ahora y por los siglos de los siglos Amen.
El Señor este con nosotros
Y con su Espíritu.
Bendigamos al Señor.
Gracias sean dadas a Dios.
Y que las almas de los fieles difuntos descansen en paz por la misericordia de Dios Así sea.

Benedicat.

Alabad a Jehová desde los cielos, alabadlo en las alturas.
Alabadle, vosotros todos sus ángeles; alabadle vosotros todos sus ejércitos.
Alabadle, el sol y la luna; alabadle vosotros todas lucientes estrellas.
Alabadle, cielos de los cielos; y las aguas que están sobre los cielos.
Alabad estas cosas en nombre de Jehová; porque él mandó, y fueron creadas.
Y las hizo para siempre por los siglos: púsoles ley que no será quebrantada.
Alabad a Jehová, de la tierra, los dragones y los abismos.
El fuego y el granizo, la nieve y el vapor, el viento de tempestad que ejecuta su palabra.
Los montes y todos los collados, el árbol de fruto, y todos los cedros.
La bestia y todo animal, reptil y volátil, Los reyes de la tierra, y todos los pueblos; los príncipes y todos los jueces de la tierra.
Los mancebos y también las doncellas; los viejos y los niños.
Alabad el nombre de Jehová: porque su nombre es elevado; su gloria es sobre tierra y los cielos.
El ensalzó el cuerno de su pueblo; alábenle todos sus santos; los hijos de Israel, el pueblo a él cercano.
Aleluya

Regresar.

jesus.jpg

Templo Mayor, Trinitario Mariano
del Padre Celestial.

Hermanos Trinitarios Marianos